Noticias

Lord Drake Kustoms: así se llegó de una XT600 a una Scrambler

Lord Drake Kustoms es una popular empresa con sede en Málaga, España y en Miami, USA. Son especialistas en personalización de motocicletas, frecuentemente aplican atractivos conceptos tipo scrambler y café racer. Además, el punto fuerte de esta compañía está en las Harley-Davidson que, por defecto, siguen con la línea de diseño que quieren implementar.

No obstante, también se dedican a personalizar modelos de diferentes marcas, de las más habituales en su catálogo están desde BMW, pasando por Yamaha y Triumph hasta llegar a la premium Ducati. En esta ocasión, nos presenta una transformación muy bien lograda de una XT 600E a una unidad irreconocible a lo que fue esta doble propósito de la casa japonesa.

Cambió casi todo

Aunque parezca increíble, esta modificación utiliza la base de una XT 600E, el modelo empleado es de 2001. El equipo profesional empezó desmontando casi todo, hasta llegar a la estructura interna, donde era necesario aplicar varios ajustes. Inicialmente, la moto como tal estaba en mal estado, así que más de ser una personalización, fue una total restauración y reconstrucción.

El objetivo general era convertirla precisamente en una scrambler, esa combinación de moto glamurosa con funcionalidad multipropósito que surgió entre la décadas de los 30’s y 50’s.

Todo comenzó con el depósito, por el cual el chasis interno tuvo que ser modificado. Este mismo depósito era parte fundamental porque a gran medida otorga la identidad scrambler con un buen volumen y una simetría muy clásica. A su vez, tiene destellos de toques modernos como se puede detallar en la pintura verde militar.

El resto de las partes fueron pintadas con un negro texturizado para lograr un contraste entre el color del tanque y el resto de los componentes. Uno de los elementos más atractivos son las suspensiones en el tren delantero, en esta ocasión, contrario a la Blue Scambler que mantuvo las horquillas originales, en esta unidad se equipó unas barras invertidas de un buen diámetro.

Y en esa misma sección delantera, encima de las suspensiones, se implementó un manillar de tipo BMX para resaltar aún más esa personalidad y más adelante está el faro halógeno circular con una pantalla en amarillo.

Otros detalles que se construyeron en la XT Scrambler fue el asiento con tonalidad oscura, el pequeño guardabarros delantero y un nuevo filtro de aire. Obviamente el motor es el original y permanece intacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados

Botón volver arriba